lunes, 26 de diciembre de 2016

Westworld T1

Vamos a ver, si hacer la reseña de ésta serie capítulo a capítulo (las podéis consultar más abajo) ya me ha sido bastante complicado, ponerme a comentar el conjunto sin entrar en spoilers me da que va a ser una tarea titánica, pero habrá que intentarlo.

Westworld es la última gran superproducción de HBO, una serie para la que han contados con nombres como J.J. Abrahams (producción), Jonathan Nolan (Guiones), Ramin Djawadi (música) o Anthony Hopkins y Ed Harris (me niego a decir a qué se dedican). Unos nombres que, acompañados de un canal capaz de producir cosas como Juego de Tronos lo mínimo que deben infundir es respeto.

Hay que reconocer que HBO lleva un tiempo intentando encontrar una serie con la que poder substituir a Juego de Tronos, o que al menos justifique igual que ésta última na subscripción durante el tiempo que dura su emisión. Es un intento difícil, ya que apretar la tecla como hicieron hace unos años no acostumbra a repetirse, pero ya os avanzo que si no lo consiguen no será por falta de calidad. Habrá que darles tiempo.

Y de qué va todo esto?

La serie nos cuenta la historia de un parque de atracciones un tanto especial, un parque que lleva ya más de treinta años funcionando y que traslada a sus visitantes al salvaje oeste. Y qué tiene de particular? Que está compuesto por una recreación de varios kilómetros cuadrados (muchos) y cuenta con androides para interpretar los papeles de los habitantes de la zona.

Los que hayáis jugado a mmorpg estaréis familiarizados con la figura del npc, pues eso son los androides: personajes que tienen sus vidas dentro del juego y que incitan al jugador a meterse en sus tramas particulares.

Lo bueno del caso es que está llevado todo hasta tal extremo de realismo que no se es capaz de diferenciar a androides de humanos, y los primeros no saben que lo son, tienen cierta libertad dentro de su papel y se comportan, a todos los efectos, como personas. Pero con la salvedad de que han sido creados para diversión de los humanos y están encerrados dentro de sus respectivos bucles.

Nosotros como espectadores entraremos en la historia cuando una pequeña modificación de software empieza a hacer que unos pocos de los androides fallen, lo que no es sino la puerta de entrada para una trama construida de forma magistral y que entrelazará las historias de un buen puñado de personajes.

Los personajes (y sus actores) son otro de los puntos fuertes de la serie. Unas interpretaciones como pocas veces se han visto y que ponen a la mayoría de integrantes del reparto en el disparadero para empezar a recibir premios desde ya. Y es que no sólo Hopkins (magnético y escalofriante sin apenas moverse) o Harris (oscuro y cabrón) vive la serie, el resto de personajes (tanto humanos como androides) tienen tal profundidad que acaban por hacer que empatices con ellos quieras o no.

Otra de las patas de la serie (guion-actores) sería el aspecto visual. HBO tiene dinero y sabe gastárselo, mostrando en pantalla tanto un lejano oeste como hemos visto en pocas películas como unas instalaciones más modernas que dan el pego como puerta de entrada al parque.

Por no hablar de la música, compuesta de la mano del mismo que ha hecho la de Juego de Tronos, lo que ya es garantía de calidad. Un hombre que se sale con éste trabajo y en el que podremos encontrar desde el precioso opening hasta versiones para pianola de éxitos modernos. Un gustazo.

El desarrollo de la serie tampoco tiene nada de negativo, se toma su tiempo pero siempre avanza, plagando de detalles cada capítulo y haciendo la experiencia de verlos una auténtica delicia, ya sea en primer, segundo o tercer visionado. Cada capítulo tiene un buen puñado de pistas que lo hace disfrutable a varios niveles y tenemos la suerte de que en los diez capítulos que componen la primera temporada se nos resuelven los enigmas que se nos plantean durante la misma, dando un producto final muy redondo (no sufráis, se le marca el camino para la segunda temporada).

Por si fuera poco es una serie que no trata de tonto al espectador, trata temas profundos en los que puedes o no entrar (como qué es la consciencia, qué nos hace humanos, etc…) y lo hace mezclando con escenas de acción dignas del mejor western y una intriga que ni Lost. Un cóctel realmente interesante.

Sin quererme extender más os digo que estoy prácticamente convencido de que Westworld se convertirá en un fenómeno. No sólo porque tiene todos los ingredientes para hacerlo sino porque parece tanto el canal como los responsables de la misma parecen tener las ideas muy claras. Calidad por los cuatro costados y un buen boca a boca, veremos hasta dónde llega.

Os dejo con los resúmenes de los capítulos y su correspondiente comentario, por si queréis refrescar/comentar algún capítulo en especial.



Valoración media en Followmytv: 8,96.