miércoles, 17 de mayo de 2017

American Gods 1x02 (The Secret Spoons)

Una semanita más y tenemos aquí un nuevo capítulo de American Gods, la serie que está poniendo el servicio Premium de Amazon en el mapa.

Éste segundo capítulo empieza con cierto paralelismo respecto al primero: una escena de diez minutos en el pasado en el que alguien desesperado pide ayuda a su Dios. Aquí los desesperados son unos esclavos dentro de un barco y el Dios aparece. La escena tiene cierta crítica racial, con un tipo que parece saber lo que sucederá durante los próximos siglos, es potente, bien llevada, con actuaciones a la altura y una música jazz de fondo que le va muy bien.

Acto seguido volvemos con Shadow Moon, curándose de la paliza del capítulo anterior. Vemos que está roto, no sólo sueña con su mujer muerta, sino que le vemos recogiendo sus pertenencias y descubriendo pruebas de su infidelidad. Son escenas lentas, contemplativas, tristes y muy melancólicas.

Y luego empieza el viaje con su patrón (Mr. Miércoles). Un viaje por carretera (nunca por autopista) en el que los dos personajes empiezan a tener cierta dinámica. Es curioso porque el protagonista de la serie no para de tener “visiones”, dudando incluso de su cordura. La más evidente es una en la que le hablan desde la tele de un supermercado (Gillian Anderson) ofreciéndole trabajo.

Se intuye durante el viaje cierto pique entre lo que parecen ser los viejos Dioses (como el patrón del protagonista) y los nuevos (tecnológicos). Puede haber guerra de fondo, ya veremos, porque de momento hay que imaginárselo.

Antes de llegar a su primer objetivo con los dos personajes protagonistas, vemos otra escena donde recuperamos a la que absorbía gente mediante el sexo. Y no sólo vemos que lo ha hecho muchas veces, también vemos una identificación con una Diosa antigua.

El final del capítulo tiene cierto humor negro, con los dos personajes llegando a la casa de unos viejos amigos. Allí viven unas hermanas junto con otro pariente. Ellas parecen amables, incluso le leen el futuro a Shadow Moon (lo más bonito que pueden decirle es que no morirá de cáncer). Y luego está él: alguien a quien Mr Miércoles necesita y que se niega en redondo a acompañarle a la reunión a la que parece que se dirigen.

¿Cómo lo deciden? Una partida de damas entre el mortal y lo que parece ser un Dios, partida en la que se juegan la ayuda contra la vida de Shadow Moon. El protagonista pierde y termina el capítulo.

Es de nuevo un capítulo extraño, que recuerda mucho a la serie anterior de su creador, tanto por ritmo como por aspecto visual (estoy hablando de Hannibal), lo que la hace un producto muy personal y que es apto para todo el mundo.

No sólo tenemos una fotografía extraña, a veces malsana, sino que las escenas transmiten tensión, como si escondieran algo en todo momento. La música acompaña, dando un ambiente distinto y especial.

Además, no se corta en nada: si hay que mostrar sangre, se muestra. Y lo más sorprendente en éste aspecto: muestra incluso genitales, algo extrañísimo en un producto americano, tan dado al puritanismo respecto al sexo.

Me sigue pareciendo una serie distinta, que no muestra aun sus cartas a las claras y que va dejando al espectador que ate cabos. El tener a un personaje “normal” como Shadow Moon metiéndose en éste mundo donde pasan cosas un tanto extrañas ayuda al espectador a identificarse y descubrirlas a la vez que él.

No diría con dos capítulos que es imprescindible, pero sí que os diría que vale la pena verla. Por mi parte, al ser fan de Hannibal encuentro algo especial en ésta serie que pensaba habría perdido a éstas alturas. Para los que no vierais esa gran obra… os encontraréis algo distinto, muy bien hecho, con grandes actuaciones y vocación de gran serie. Veremos dónde llega.

Valoración Followmytv: 8,0.

Valoración Imdb: 8,3.