lunes, 9 de enero de 2017

Sucesor Designado 1x10 (The Oath)

Llegamos hoy al parón de mitad de temporada para Sucesor Designado, un parón que llega antes de lo esperado (acostumbra a ser en el capítulo 13) pero nos promete una vuelta para marzo.

En ésta capítulo volvemos a tener varios focos de acción, focos que se van alternando de forma bastante rápida con tal de ofrecer más dinamismo al capítulo. Y vaya si lo consiguen.

Lo primero (y menos importante) es la trama con la prensa, donde la periodista tocapelotas sigue siéndolo y aprieta al secretario de prensa hasta que consigue la exclusiva sobre la historia del asesino del terrorista. Trama sencillita y que nos mantiene en pantalla a dos personajes carismáticos.

Luego tenemos a la Congresita claudicando y nombrando al vicepresidente. Al no llegar la información la buena mujer no quiere perder peso político, así que deja que acabe por suceder.
Los dos consejeros del presidente se acercan hasta el punto de empezar a salir. Lástima que a ella la informen de que él podría ser el topo que filtró los planos para el atentado, lástima que investigue al respecto y lástima que lo confirme. Espero un giro en la segunda temporada, porque la química entre éstos dos personajes me gustaba.

Y faltan dos tramas.

El presidente sigue con la mosca detrás de la oreja, confirma que hay un traidor en la casa blanca y pide a su ayudante (y a Mike) que lo investiguen. Le vemos haciendo lo que puede y mostrándose ya un presidente de pleno derecho, investigando a posibles culpables e intentando encontrar respuestas antes del juramente del vicepresidente. Me encanta ver a Sutherland en un papel algo más activo, con más movimiento (aunque sea por los pasillos y andando).

Y acabo con el repaso del capítulo con la actriz que no soporto. La agente del FBI tiene un auténtico tour de forcé entre huir del vehículo siniestrado (herida), recuperarse en casa del informático, seguir pistas, encontrar al supuestamente difunto anterior jefe de gabinete y descubrir que hay un plan en marcha para acabar con el presidente durante el juramento del vicepresidente.

La última escena, montada a lo 24H, con la vida del presidente en juego, Catalan preparando el fusil de francotirador, la agente corriendo para evitarlo… son unos pocos minutos muy bien rodados que te dejan con la miel en los labios en lo que es un cliffhanger en toda relga, una putada de corte en la escena que deja con ganas de más y putea por tener que esperar dos meses para ver qué sucede.

Muy bueno éste capítulo final, con las cosas precipitándose hacia la siguiente parte del plan por parte de los terroristas, las dos investigaciones cruzadas y el gran ritmo impreso en el capítulo. Lástima que no se culmine la escena final, un poco como sucedió con el final de temporada (la sexta) de The Walking Dead. Al menos aquí tendremos que esperar menos para ver cómo termina todo.

Valoración en Followmytv: 9,0.